14 señales que confirman que has encontrado a tu media naranja

¿Será, por fin, mi media naranja? No siempre es fácil tener claro si la persona con la que compartes tu vida, o con la que te planteas hacerlo, es la idónea. Las cosas os van bien, el sexo es fantástico, compartís una vida cómoda, pero… ¿es la pareja perfecta para compartir con ella el resto de tu vida? Lo de encontrar a tu media naranja parece un cuento de hadas y lo de tu alma gemela, un ideal romántico, pero sí es verdad que hay señales que indican que la persona que tienes al lado puede aproximarse, ¿es tu caso?

1. Sois capaces de comunicaros sólo con la mirada. Cuando el conocimiento mutuo y el entendimiento entre ambos son tan grandes como para hablar entre vosotros sólo con los ojos, ya habéis ganado mucho terreno.

2. Atracción física. No hay que ponerse mojigatos, la atracción física es fundamental y el entendimiento en la cama es una de las partes más importantes. Si lo hay en vuestra pareja…enhorabuena.

3. No siempre te da la razón. Desconfía de la pareja que siempre te da la razón y nunca es capaz de retarte. Nadie es perfecto y la persona que tienes al lado tiene que tener una opinión propia que no tiene que ser siempre igual que la tuya.

4. Sois capaces de arreglar las diferencias sin gritos ni broncas monumentales. Es normal que entre tanto roce, de vez en cuando, salten las chispas. Lo importante es arreglar las diferencias hablando y con un poco de empatía. Si sois capaces de hacerlo, es buena señal.

5. Te escucha sin poner cara de aburrido. A veces tienes ganas de desahogarte con alguien y esa persona está siempre ahí para escucharte y, además… sin poner cara de aburrido. Menuda joya.

6. Te preocupas y se preocupa. Dejas de pensar siempre en ti y necesitas hacerle la vida más fácil a tu
[email protected] y, viceversa. Cuando hay un intercambio en el que se busca el bien del otro más que el propio, es que la cosa marcha.

7. Eres capaz de ver sus defectos y aceptarlos. Si sólo has conseguido ver cosas buenas en tu pareja…peligro…nadie es totalmente perfecto y antes o después te darás cuenta de que hay cosas que no te gustan. Si has sido capaz de ver esas cosas y, aun así las aceptas, la cosa marcha bien. Y si esa aceptación es recíproca, mejor que mejor.

8. Los celos son inexistentes. Si en vuestra relación los celos no tienen cabidas no es porque no os importe lo que haga el otro sino que, la confianza que hay entre los dos, los hacen innecesarios.

9. Consigue que te relajes pese a la gran carga de estrés que sobrellevas. Pasas por una racha de mucho trabajo o muchos problemas de cualquier motivo pero tu pareja es capaz de hacerte olvidar por un rato todo eso y consigue que te relajes…valóralo, eso no todo el mundo lo tiene.

iStock

10. Se ha preocupado con conocerte y saber las cosas que te gustan. Si en un test de conocimiento sobre ti [email protected], tu pareja es capaz de contestar por ti sin equivocarse es signo de que se ha molestado en conocerte: sabe cómo te gusta el café, qué tipo de películas te gustan, qué te hace reír, cuál sería el regalo perfecto para ti, que cosas detestas…

11. Le caes bien a su familia y amigos. Vale que no es indispensable pero si logras caerle bien a todo su entorno, es por algo. Que los que se preocupan por la persona a la que tú quieres te aceptan es porque te ven como algo positivo para ella y eso siempre ayuda.

12. Tenéis un proyecto de futuro. Está muy bien estar a las mil maravillas en el presente pero con tu media naranja necesitas saber que no todo es un carpe diem y que hay un proyecto común de futuro que os convence a los dos. Si lo tenéis, chapó por vosotros.

13. Tenéis muchas diferencias pero coincidís en lo fundamental. Es una pareja es fundamental que haya diferencias de pensamiento, comportamiento y gustos, de lo contrario, sería como salir contigo mismo, y eso sería raro. Pero, lo importante, es que en lo pilares básicos de la vida coincidáis: valores morales, objetivos en la vida, ambiciones, conceptos de educación y familia…parece denso pero es fundamental.

14. Te hace reir y te divierte. El aburrimiento y la rutina son malas compañías para una pareja. Si os divertís y sois capaces de haceros reir el uno al otro, es un paso ganado.

 

Share