Noticias

Desde la noche de este martes se añade un segundo a los relojes

data1618662

Así lo decidió el Servicio Internacional de Rotación de la Tierra (IERS, por sus siglas en inglés) en enero. Esto hará que el 2015 sea más largo que el 2014.

La Tierra ha ido girando cada vez más lentamente sobre su eje y gradualmente el día solar se ha alargado a razón de 1,7 milisegundos por siglo. Esto significa que en total se han sumado 26 segundos intercalares, siempre el 30 de junio o el 31 de diciembre de ciertos años.
A la medianoche de este 30 de junio el día será un segundo más largo y el cambio lo registrarán los 400 relojes atómicos del mundo, repartidos en 70 laboratorios de varios países.
Este segundo adicional, también llamado segundo intercalar, es un ajuste para mantener la hora GMT (basada en la rotación de la Tierra) sincronizada con los estándares que marcan los relojes atómicos.
Así, después de marcar 23:59:59 UTC (Tiempo Universal Coordinado) y antes de indicar las 00:00:00, marcarán las 23:59:60.
Según este sistema, también será posible restar un segundo al mes si la rotación de la Tierra se acelerara ligeramente. Para este caso, los relojes atómicos marcarían las 23:59:58 y pasarían directamente a las 00:00:00.
Pero, ¿qué consecuencias tiene este extra segundo? La última vez que se aplicó la medida se registraron ciertos problemas en las plataformas digitales, aunque es alarmista tildarlo de un “cataclismo digital”.
Por ejemplo, Google registró en 2005 una interrupción en su sistema informático al no aceptar nuevos comandos. Y varias páginas web y aplicaciones de internet vieron sus servicios suspendidos; entre ellos, Mozilla, Reddit, LinkedIn, Yelp y FourSquare.
Por estos inconvenientes, varios países se oponen a la medida como México, Alemania, Estados Unidos, Italia, Francia, Japón y Rusia. Expertos de estas naciones señalan que el segundo intercalar altera sistemas de precisión utilizados para la navegación, las comunicaciones o el sistema financiero global.
Lo cierto es que ya se han puesto alternativas sobre la mesa. La Unión Internacional de Telecomunicaciones propuso añadirle una hora a los relojes atómicos cada 600 años para evitar la desincronización. Y otra de las ideas consiste en retroceder estos aparatos una hora cuando la variación haya acumulado un retraso de media hora.
Según los cálculos de la Universidad de Bon, esto ocurriría en 2600.
Fuente : El Espectador
Noticias